tu tublog

Últimas tendencias en moda y gafas

Posted by    Nuevas Tendencias    2 Comments
LOS FALSOS MITOS SOBRE LAS GAFAS DE SOL

Son muchos los falsos mitos que habréis oído a lo largo de vuestras vidas sobre la vista y especialmente, sobre las gafas de sol. Familiares, amigos y conocidos nos han explicado alguna vez leyendas urbanas sobre ello, dando por supuesto que son verdad, sin cuestionarnos su veracidad.
Durante la época de verano, pasamos más tiempo al aire libre y a la exposición de la luz solar, aumentando por ello el uso de gafas de sol. Desde Ópticas Tutusaus os explicamos los mitos más populares acerca de la salud visual.



“Mejor es llevar gafas de sol, aunque no estén homologadas, que no llevar nada”
Falso: Las gafas de sol de mala calidad óptica pueden dañar los ojos de quien las lleva. Teniendo en cuenta que los ojos son veinte veces más sensibles que la piel, es necesario utilizar unas gafas de sol que estén homologadas, de no ser así suponen un grave peligro para la salud visual. Para asegurarnos debemos recurrir a las ópticas, en estos establecimientos nos garantizamos que las lentes cumplan la legislación europea y nos protejan de las radiaciones nocivas. 

“No es necesario utilizar gafas de sol si el día está nublado
Falso: A pesar de no ser perceptible para nosotros, los rayos UV están igualmente presentes. Las nubes absorben el calor y parte de la luz, pero la radiación UV penetra igual aunque los efectos no se perciban de forma directa, concretamente más de un 90%. Solo en casos de lluvia, niebla y nubes bajas, puede reducir significativamente la exposición a la radiación ultravioleta.

Tantos los adultos como los niños, están exentos de los peligros del sol si están debajo de la sombrilla en la playa 
Falso: Aunque parezca que bajo la sombrilla estamos protegidos en las horas en que el sol es más fuerte. Un estudio de la Universidad de Valencia reconoce que la sombrilla refleja el 95% de la radiación ultravioleta directa, pero no es capaz de evitar la radiación indirecta, que supone un 34% de la radiación que llega al suelo. Por lo tanto, en verano no hay que olvidar utilizar protección solar.

“Cuanto más oscura es la lente, más protege del sol”
Falso: Lo realmente importante a la hora de que la lente proteja adecuadamente de la radiación solar no es el propio color de la misma, sino que esté elaborada con un material apropiado y contenga factor de protección solar, llegando a 50+ con independencia de la intensidad del color. Es conveniente comprar las gafas de sol en centros ópticos que ofrezcan todas las garantías de calidad.

“Si cuidas bien tus gafas de sol, te duran toda la vida”
Falso: Es posible que una montura si se cuida bien aguante golpes, caídas y diferentes modas. Sin embargo, los tratamientos que recubren las lentes y protegen los ojos tienen una vida limitada. Es necesario renovar las gafas de sol cada cuatro años y consultar con un óptico en el caso de se haya perdido capacidad de protección.



No es necesario hacerse un examen visual, si veo bien”
Falso: La mayoría de los problemas más graves de la vista, no suelen tener pérdidas evidentes de visión. Cuando se tiene mala agudeza visual, en muchas ocasiones no se es consciente porque “nos acostumbramos a ver mal”. Todas las personas deberían seguir un programa apropiado de salud ocular que incluya un examen regular de la vista, tengan o no señales evidentes de problemas. Hay enfermedades que se tratables como el glaucoma, que puede aparecer antes de que cumplir los 40 años.

“Los ojos claros necesitan más protección”
Verdadero: Todos necesitamos llevar gafas de sol y especialmente en la época de verano, pero si es cierto que las personas con ojos claros son más propensos que aquellos con los ojos oscuros a sufrir los efectos nocivos de los rayos ultravioleta, ya que en su caso son más fotofóbicas (rechazan la luz) y  tienen menos protección.

Las lentes de sol de colores tienen distintos usos”
Verdadero: Más allá de la estética, el color y filtro de la lente indica para qué tipo de actividades son más adecuadas unas gafas, adaptándose a las necesidades de cada persona.
· Gris: Se recomienda, porque ofrece una buena protección de los ojos en caso de fuerte luminosidad. Transmite uniformemente la luz a través del espectro y respeta mejor los colores naturales.
· Amarillo: Es el mejor para realzar contrastes en poca o moderada luz, y es ideal para manejar de noche, esquiar en días nublados, perfectos para pilotos, tenistas y ciclistas de montaña. No se recomienda su uso para conducir en días soleados ya que puede provocar errores en la percepción de las luces rojas y verdes de los semáforos.
· Verde: Ofrece excelente agudeza visual, realza contrastes, da mínima distorsión de color y reduce los reflejos.
· Naranja: Es apto para uso solar. Aumenta el contraste más aún que el color amarillo y es el más idóneo para situaciones en el que el cielo está muy nublado.
· Azul: Reduce tanto el resplandor visible de la luz blanca como el reflejado en la niebla, neblina, nieve y agua.
· Marrón: Filtra las radiaciones azules y aumenta el contraste y la profundidad de campo. Por ello es el color más indicado para los miopes o para la práctica de deportes al aire libre.

Los transparentes tienen filtros de UV, pero no tintes, por lo que protegen de los UV, del polvo, salpicaduras, viento, polen e insectos. 

Si quieres saber más sobre los falsos mitos, visita Ópticas Tutusaus y nuestro equipo de expertos ópticos-optometristas te ayudarán a resolver tus dudas.

 ÓPTICAS TUTUSAUS

2 Comments

    • Avatar
      come
      Dec 15, 2017

      Thai men don’t need viagra come far or other pharmaceutical props for their equipment.

Dejar un comentario